Socialdemocracia, ¿en qué consiste?

socialdemocracia

¿Qué es la socialdemocracia? Definición

La socialdemocracia es una ideología política que busca mayores niveles de igualdad social dentro del marco de una economía capitalista y un sistema político democrático.

Para ello, emplea una economía mixta, un sistema capitalista donde el mercado está intervenido mediante impuestos, regulación, protección… con el objetivo reducir los niveles de desigualdad que generan estas economías. 



Gracias a un fuerte sistema de impuestos basado en la redistribución, el Estado persigue que aquellos que cuentan con mayores índices de riqueza contribuyan en mayor medida, y así garantizar la prestación de servicios públicos de calidad que mejoren los niveles de vida de la población.

En el plano político, la socialdemocracia se sustenta sobre sistemas democráticos: democracia representativa, separación de poderes, elecciones libres, sistema de partidos…

Rosa de Luxemburgo

Características de la socialdemocracia

Más que una ideología, la socialdemocracia es el resultado de la aplicación de políticas de izquierdas en sistemas liberales, que con gran éxito se fueron promoviendo por Europa desde finales del siglo XIX.

Una modulación del liberalismo (libertades individuales, separación de poderes, democracia, libre mercado) pero con medidas propias del socialismo democrático y reformista.

Como características principales de la socialdemocracia podemos destacar las siguientes:

  • Economía mixta (sistema capitalista intervenido)
  • Sistema político democrático (democracias representativas)
  • Sistema de seguridad social desarrollado, que evite la generación de desigualdades o extrema pobreza
  • Sistema de impuestos progresivo
  • Derechos sociales garantizados: educación, sanidad, pensiones
  • Protección de los derechos humanos

Origen de la socialdemocracia

A pesar de que el término socialdemocracia apareció ya en Francia en la revolución de 1848, no es hasta los debates sobre el revisionismo socialista de Eduard Bernstein, autor de “Las tesis revisionistas sobre el Marxismo Ortodoxo” y “Las premisas del socialismo y las tareas de la socialdemocracia” (1899), cuando se puede considerar una corriente propia dentro del socialismo. 

Eduard Bernstein

El primer partido político que se autodefinió como socialdemócrata fue la Asociación General de Trabajadores de Alemania, fundado en 1863 por Ferdinand Lassalle, que posteriormente se fusionaría con el Partido Socialdemócrata Obrero Alemán (actual Partido Socialdemócrata Alemán).

Los marxista y socialistas más ortodoxos de la época se negaban a apoyar las tesis revisionistas y democráticas que planteaba la nueva corriente socialdemócrata. El propio Karl Marx criticó con dureza el denominado programa de Gotha, el acuerdo firmado en 1875 por los “lassallistas” de la Asociación de Trabajadores de Alemania (socialdemócratas) y el Partido Socialdemócrata Obrero Alemán (marxistas).

“Entre la sociedad capitalista y la comunista hay el período de la transformación revolucionaria de una en la otra. Corresponde también a este período otro de transición política en el que el estado no puede hacer nada sino la dictadura revolucionaria del proletariado” Karl Marx, Crítica del Programa de Gotha (1875)


El Estado del bienestar, la edad de oro de la socialdemocracia

Según el historiador y socialista Javier Paniagua, después de una primera etapa, situada entre 1875 y 1945, donde se produjeron avances significativos de la socialdemocracia con importantes victorias de partidos de esta índole, tuvo lugar una segunda etapa, la llamada “edad de oro” de la socialdemocracia. Fue cuando sus éxitos se extienden por la mayoría de países de Europa occidental (Paniagua, Javier: El socialismo. De la socialdemocracia al PSOE y viceversa. Madrid, Ediciones Cátedra, 2016.)

En este periodo se produjo la consolidación del Estado social o Estado de bienestar, el verdadero éxito de los sistemas socialdemócratas. Un modelo de estado aceptado tanto por partidos de izquierdas y derechas, donde la universalización de los derechos sociales (educación, sanidad, pensiones) estaba recogida y garantizada en los textos constitucionales.

Durante estos años también tuvieron lugar una serie de reformas dentro de los fundamentos ideológicos de los partidos socialistas y socialdemócratas, donde dejaban de lado las doctrina marxista y sus pretensiones revolucionarias. El discurso de lucha de clases fue dando paso a una ideología de carácter progresista, más ambigua, que buscaba el respaldo de toda la sociedad y no solo de la clase obrera.

La crisis de la socialdemocracia

Paniagua identifica la crisis de la socialdemocracia con la crisis económica de los años 70, cuando el modelo de Estado de bienestar no podía dar respuesta a la fuerte recesión a través de los instrumentos keynesianos.

Margaret Thatcher y Ronald Reagan

Las políticas públicas y de estimulación de la economía no conseguían aplacar la fuerte recesión económica. En ese periodo, surgieron las políticas neoliberales (liberaismo-económico), Roanld Reagan en EE.UU y Margaret Thatcher en Reino Unido, impulsaron una serie de medidas que conllevaron una fuerte reducción del gasto público en políticas sociales.

Desde entonces y hasta nuestros días, los sistemas socialdemócratas y las políticas de protección social, base del Estado de bienestar, han estado amenazadas cada vez que se han producido épocas de recesión económicas. La última gran crisis económica de 2008, impulsó en toda Europa una corriente de austeridad extrema sobre el gasto público, poniendo en gran riesgo los éxitos históricos de la socialdemocracia, como la sanidad pública universal o las pensiones de jubilación.

No hay comentarios

Envía un comentario