Micromachismos: qué son y cómo identificarlos

micromachismo

En lo más profundo de nuestra sociedad, en los albores de lo irracional y la costumbre, se enraíza una estructura sutil que es símbolo de desigualdad: los micromachismos.

¿Qué son los micromachismos?

Los micromachismos son comportamientos discriminatorios hacia la mujer, que por su carácter cotidiano están tan naturalizados en una cultura, que en la mayoría de las veces pasan desapercibidos tanto para mujeres como para hombres. 

Para esta definición hemos tomado como referencia la entrada que hace sobre el término el Centro Virtual Cervantes, por considerarla la más concisa y ajustada. Y a falta de una definición por parte de la RAE, la cual aún no ha añadido el término a su diccionario.

La palabra micromachismo es empleada por primera vez por el psicólogo Luís Bonino Méndez, en 1991, para denunciar las prácticas que hasta entonces otros expertos habían denominado “pequeñas tiranías”, “terrorismo íntimo”, o “violencia blanda”.

Características de los micromachismos

A pesar de lo que se pueda pensar, el machismo y los micromachismos no son cosas diferentes, como se puede extraer de la obra de Luís Bonino, “Micromachismos: la violencia invisible en la pareja”, su objetivo es claro: poner en cuestión y dañar la identidad de la mujer, además de reafirmar la identidad masculina como superior. 

Podemos destacar dos características únicas de los micromachismos:

  • Son sutiles: es algo que ha estado socialmente aceptado y que hasta prácticamente la última década nadie lo ha puesto en cuestión y ni siquiera se ha planteado la posibilidad de que sean símbolo de desigualdad.
  • Son poco visibles: no existen pruebas físicas o psicológicas muy evidentes que denoten que hay un problema.

ilustracion micromachismo

Ejemplos de micromachismos

Los comportamientos machistas no entienden de género, puesto que su procedencia es la misma, la educación patriarcal de las sociedades modernas. A modo de ejemplo podemos enumerar algunos de los micromachismos más comunes.

En casa

  • Decir que un hombre “ayuda” en casa o celebrar su participación cuando lo hace.
  • Decir a un padre que se queda de “niñera” si se queda al cuidado de los hijos.

En la calle

  • Chistes sexistas
  • Decir “guapa” a una mujer sin conocerla
  • Asumir que la bebida alcohólica es para él
  • Que el cambiador de bebés esté exclusivamente en el baño de mujeres
  • Decir que una mujer es poco femenina
  • Preguntarle a ella “para cuándo los hijos” y no a él.
  • Esconder el tampón o compresa al ir al baño a cambiarse

Entre amigos

  • Callarse ante un comentario machista
  • Cuestionar a un hombre cuando hace actividades consideradas “femeninas”
  • Aconsejar a una amiga que espere a que él dé el primer paso
  • Cuestionar a una mujer cuando se exprese abiertamente sobre sexo

 

El papel de los micromachismos en la violencia machista

Para enmarcar el problema de los micromachismos dentro de nuestra sociedad, basta con echar un vistazo al gráfico de “El iceberg de la violencia de género” elaborado por Amnistía Internacional, que muestra los diferentes tipos de violencia en contexto y nos permite entender su peligrosidad de una manera muy visual.

violencia de género

Efectivamente, encontramos los micromachismos en su extremo más profundo, una modalidad de violencia machista en su grado más sutil. 

Ya entendemos el significado de micromachismo; sabemos el peligro que encierran y conocemos algunos ejemplos típicos, pero ¿ahora qué?

La guía LADA sobre “Cómo identificar los micromachismos” de la periodista Ana Requena es una herramienta perfecta para informarse, además nos plantea los siguientes pasos de actuación:

  • Hablar de ello: aunque se nos tache de exagerados, nombrar el problema permite percibirlo.
  • Observar nuestro entorno y analizar cada situación: afinar el instinto y detectar aquellos micromachismos más sutiles y menos comentados.
  • Compartirlos en nuestros foros:  darlos a conocer a través de nuestros grupos de amigos, asociaciones, redes sociales…

Por Mamame Bechamel (última revisión: Leona Simón)

Etiquetas:
No hay comentarios

Envía un comentario

En Politocracia nos preocupa tu privacidad

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, así como facilitar y analizar la navegación. Si continuas navegando consideramos que las aceptas ;)

Más información sobre nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies