Los lobbies: el poder de los grupos de presión

Qué es un lobby

Un lobby es un grupo de presión formado por individuos, empresas, organizaciones… que comparten intereses comunes y cuyo objetivo es influir en las decisiones políticas que afecten a su sector.

Esta forma de participar en la vida pública se popularizó en el Parlamento Británico durante el siglo XVIII, cuando determinados grupos o gremios interesados esperaban a los parlamentarios en el vestíbulo (lobby) de la Cámara de los Comunes para interceptarlos y hacerles llegar sus peticiones, inquietudes… e intentar influir así en sus decisiones. 

caricatura de un lobby

Cómo actúan los lobbies

En sus inicios, el lobbismo se convirtió en una forma más de hacer política, un foro común entre representantes públicos y grupos de presión que debatían cuestiones de manera más o menos informal en los pasillos del Parlamento.

Pero con el tiempo esta práctica se ha profesionalizado y estandarizado, por ejemplo, en EEUU el lobbismo es considerado una práctica necesaria para lograr acuerdos entre los poderes públicos y la sociedad. Se atribuye al expresidente J.F. Kennedy la frase: “los lobbistas me hacen entender los problemas en diez minutos, mientras que mis colaboradores tardan tres días”.

Aunque en Europa suelen tener mala fama, influenciar en las decisiones políticas desde el exterior es una práctica legal, por ello existen lobbies de todo tipo: financieros, tecnológicos, farmacéuticos, militares, ONG´s… el problema es cuando las acciones de estos grupos de presión no cumplen con estándares de transparencia o llevan a cabo prácticas corruptas.

Las empresas dedicadas al lobby intentan influenciar en la agenda política y con ello velar por los intereses de sus clientes, buscando legislación más laxa, condiciones más favorables, menor intervención o una regulación determinada para su sector.

Para ello, siguen la actividad de los partidos, se reúnen con políticos, intervienen en los procesos legislativos, generan estados de opinión en medios de comunicación…, pero en ocasiones las prácticas del lobbismo han ido más allá incurriendo en irregularidades como favores a políticos, financiación opaca a partidos o puestos en Consejos de Administración (puertas giratorias).

Según Manuel Villoria, fundador de Transparencia Internacional España “la toma de decisiones políticas en nuestro país está absolutamente influenciada por los grandes grupos económicos. Los lobbies marcan la agenda económica en España en gran medida”

Regulación y transparencia

Uno de los motivos por los que esta práctica genera tanta desconfianza en la sociedad es por su poca transparencia y falta de regulación.

En EE.UU, país donde el lobbismo está más integrado en la vida pública, existe una fuerte regulación.

En el marco de la Unión Europea también existe regulación, la agenda de los europarlamentarios es pública y deben dar cuenta de con quién se reúnen, el lugar y el tiempo de duración de cada encuentro.

foto parlamento europeo

Pero en países como España el lobbismo no está regulado, no hay forma de saber con qué empresarios se reúnen los Diputados puesto que sus agendas no son públicas.

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) estableció un registro con los lobbies y grupos de presión que actúan en España, pero este registro es voluntario, actualmente contiene 450 organizaciones o empresas, entre ellas: UNSEA (lobby de las compañías eléctricas), AEB (banca), Farmaindustria (industria farmaceútica), Seopan (constructoras), también algunas internacionales como Facebook, Amazon o Cabify.

Bruselas y Washington, capitales del lobby

Según la guía Lobby Planet (2019), elaborada por algunas ONG´s entre las que está Ecologistas en Acción, en Bruselas trabajan en torno a 25.000 lobistas, profesionales al servicio de grandes empresas para tratar de influir en los europarlamentarios, siendo Bruselas la segunda capital mundial del lobby por detrás de Washington D.C

Según esta guía, algunas de las compañías que más gastan en acciones de lobby son:

  • Consejo de la Industria Química Europea (Cefic) – 12.100M
  • Eurochambres (Asociación de Cámaras de Comercio e Industria Europeas) – 7.600 M
  • Fleishman-Hillard (consultoría) – 7.000M aprox.
  • Insurance Europe (Fed Europea de Seguros) – 7.000M aprox.
  • FTI Consulting (consultoría) – 6.000M aprox.
  • General Electric Company – 5.500M aprox.
  • Federación Europea Farmacéutica (EFPIA) – 5.528M
  • Shell Companies – 4.500M
  • Google – 4.250M aprox
  • Microsoft Corporation – 4.250M aprox
No hay comentarios

Envía un comentario